Smithsonian Olmec Legacy

Website Search Box
An archaeological site

Marion Stirling kneeling next to Tres Zapotes Stela C. stirling_14. M.W. Stirling Collection, National Anthropological Archives

Las notas del campo de Stirling de Tres Zapotes en 1939

A LA PAGINA 15

30 de diciembre de 1938

Empezamos las excavaciones en Cabeza por la tarde, a pesar de la lluvia ligera. Tiestos aparecieron a la profundidad de de unos 50 cm: más numerosos detrás de Cabeza que delante: tosca loza arenosa ocurre con loza negra pulida más fina.

Frente a la parte inferior del fondo de la cabeza se encontró un fragmento grande de un plato hondo (rojo) y un plato pequeño poco hondo (negro) casi completo en dos piezas (una pieza quebrada posteriormente).

La excavación se lleva a cabo más intensivamente al fondo y en el lado occidental para evitar que se derribe.

31 de diciembre de 1938

Continuamos la excavación en Cabeza por la mañana, revelando la barbilla en frente y haciendo un corte por detrás debajo de la superficie a una profundidad de dos o tres pies comprobando que Cabeza es sólo una cabeza y que queda sobre una fundación de losas de piedra sin tallar. Tiestos continuaron a aparecer por toda la profundidad de la excavación. Encontramos un pie esférico de una vasija con un orificio y un tableteo. Decidimos no proceder más hasta la llegada de Stirling.

Por la tarde mandamos dos tripulaciones a un monte grande al NE de Cabeza y empezamos dos trincheras desde los lados oriental y occidental con el propósito de obtener un corte transversal. Tiestos sumamente masivos, arenosos y rojos aparecieron a una profundidad de unos 25cm.

1, 2 y 3 de enero, 1939

La excavación de trincheras en el monte continuó. La trinchera occidental produciendo dos veces el número de tiestos que la trinchera oriental. Primera figurilla, roja loza arenosa con tocado característico apareció a una distancia de 8.50 m del comienzo de la trinchera occidental a una profundidad de 1 m de la superficie. Una segunda con un tocado muy alto apareció a una profundidad de 3.20 m (véase mapa).

Se encontró parte de un sello llano en tierra tomada del comienzo de la trinchera occidental.

Y 2m, 25 cm. Desde el comienzo de la trinchera. Tiestos esparcidos, predominando espesa loza roja, tosca y arenosa, apareciendo por toda la excavación con unos otros de negro pulido.

4-11 de enero de 1939
El día 4 comenzamos la excavación de una área unos 15 por 30 pies delante de la Cabeza y el día siguiente un área algo más pequeña al fondo hacia el Monte B. El trabajo en estas áreas ha continuado hasta el presente, y una delante ya está al nivel de la base de la cabeza. La fuerte lluvia la noche del 4 llenó la excavación alrededor de la cabeza, cubriéndola hasta la frente, y había que vaciar el agua. La tierra es espeso adobe negro a la profundidad a eso de un pie y medio, y debajo hay barro amarillo igualmente espeso. Los dos sumamente pegajosos cuando mojados y muy duros cuando secos, así que la excavación progresa despacio. Del área alrededor de la cabeza se han encontrado 3 fragmentos típicos de figurilla. Dos cabezas y un torso femenino. La trinchera del lado occidental y por encima de Monte A se ha continuado. En el 98, a una profundidad de unos 8 pies desde el comienzo de la trinchera, se encontró una escalera de tres escalones. Extendiéndose en dirección horizontal hacia la plaza había un área de piso de barro empaquetado y arena unas 2 pulgadas de grueso pero que se extendió solo unos 4 pies. Los escalones tienen por encima baldosas llanas de piedra arenisca y se extienden más allá de la anchura de la trinchera en cada lado. Por encima del escalón más alto una rampa de barro rojo parece extenderse hacia arriba a un ángulo de unos 30 grados a una altura de unos 3 pies más allá del escalón más alto donde parece nivelarse en lo que puede ser la parte superior de un monte primario. Más excavación será necesaria para ver esta estructura claramente. La trinchera en la parte superior de monte ahora tiene una profundidad de unos 10 pies. Tiestos, unos huesos de venado, y carbón se encuentran por todo el corte transversal. Todo es de barro bien empaquetado, pero la parte central aparece ser algo más arenoso y se puede trabajar más fácilmente que los lados. Una que otra cabeza de figurilla de barro rojo y torsos se encuentran con otros tiestos que no se pueden clasificar tan temprano. Sin embargo hay varios tipos de loza.

El día 9 fuimos a caballo con un guía, Procopio Olayo, a un grupo de montes pequeños unas 2 millas al noroeste del campamento donde dijo que había una “mujer” de piedra. La piedra resultó ser una estela muy bien tallada en la forma de un Monstruo Terrestrial con tres figurillas humanas en el área llana formada por el fondo de la boca abierta.
Estaban paradas en un tipo de estante formado por el labio inferior del monstruo y el labio superior formaba algo como un toldo encima de ellas. La estela entera tiene como 5 pies de largura por 3 pies de anchura y 18 pulgadas de grueso. La figurilla a la izquierda está de rodillas, dando a la derecha. Frente a ella están dos figurillas paradas, la segunda de las cuales lleva una larga vara delgada. Todas, especialmente la figura central, llevan tocados complicados. En los lados de la estela (las mejillas del monstruo) hay una serie de bien tallados ornamentos semejantes a glifos. Sacamos fotos e hicimos dibujos. Por el momento la estela está tendida boca arriba en un hoyo de lodo en una sección de la jungla. Volveremos más tarde con suficientes hombres para armarla y limpiarla para sacar buenas fotos.

A eso de un kilómetro al noreste del campamento, encontramos una estela muy grande de unos 16 pies de largura y 5 pies de anchura tendida boca arriba entre dos montes. Es hecha de piedra conglomerada de una calidad bastante mala. Antes de caer, la figurilla daba al oeste. La figurilla en la estela es de un hombre parado tallado en relieve casi completo. Lleva un tocado muy complicado que forma la mitad superior de la estela, y lleva en la mano derecha un bastón ceremonial. Hay huellas de talladura complicada en cada lado de la figurilla, pero el monumento se ha corroído mucho y ha sido mutilado. Han quitado y aparentemente arrebatado la cabeza. Al caer, la estela se quebró en sentido transversal en dos piezas. Desgraciadamente, cayó boca arriba.

El día 10, recibiendo noticias de más piedras, fuimos a pie con un guía al grupo más al noreste de la zona que está en tierra bastante elevada, cerca del arroyo. Aquí un grupo de cinco montes forman más o menos una plaza en el centro de la cual hay un grupo de cinco piedras grandes o rocas que pesan unos 200 o 300 libras cada una. Cerca de la base del monte norteño del grupo hay una pieza grande de basalto tallado, la mayor parte enterrada, que posiblemente sea una estela. En camino a este grupo en una parcela de bosque hay una gran losa llana de unos 5 pies de largura, que ha sido tallada hasta quedarse lisa. Esta puede ser una estela caída boca abajo y la voltearemos más tarde. Justo al este la plaza se convierte en un pequeño precipicio que consiste en un afloramiento masivo de piedra arenisca que puede dar evidencia de una cantera.

A un nivel más bajo y algo al sur de este grupo hay tres montes más con tres columnas cilíndricas de piedra delante de uno. Estas tienen unas 16 pulgadas de diámetro y unos
4 pies y medio de altura. Una de ellas está todavía vertical. Están cubiertas de una densa vegetación de la jungla y fue necesario abrir camino con machetes para alcanzarlas.
Están talladas hasta quedar lisas por la superficie pero están sin ornamento.

El monte norteño del grupo del noreste está en tierra elevada y da una vista comprensiva de toda la zona.

A eso de un kilómetro al noreste del campamento hay un grupo pequeño de montes y lo que parece ser una plataforma cubierta de piedra. Además de esto tres trincheras profundas forman un par de crestas artificiales de unas 15 yardas de anchura y 15 pie de de altura. Estas tienen unas 40 yardas de largura. Al sur de la plataforma hay 3 montes pequeños. Toda esta área es literalmente pavimentada con tiestos y hay numerosas láminas de obsidio. Los nativos son supersticiosos con respeto a este lugar y dicen que una luz verde la ronda por la noche. Parece ser un sitio exitoso para la excavación.

La mañana del 11 de enero el agrimensor de San Andrés, Tuxtla, Ing. Revilla apareció y esta tarde empezó a inspeccionar.

12 de enero d 1939

Ayer el superintendente de la hacienda aquí fue asesinado por dos hombres locales y esta mañana oficiales de Tres Zapotes mandaron venir a nuestra tripulación para acompañar al cuerpo. Después de ir a Tres Zapotes todos pagaron una multa de un peso y no tuvieron que ir pero perdimos la mayor parte de la mañana. Se continuó el trabajo alrededor de la cabeza y en la trinchera principal hasta el Monte A. Empezamos una trinchera lateral sobre la escalera para seguir los escalones pero no hemos llegado al extremo de los dos lados respetivos.. Hicimos una investigación cuidadosa del Grupo 2 con la idea de empezar excavaciones allí. Toda el área al noreste del campamento hasta el Grupo 2 está cubierta de tiestos y parece representar el sitio principal del pueblo. La loza y las figurillas en esta área son sumamente abundantes. Excavamos una olla casi completa, el borde de la cual se sobresalía por encima de la tierra. Compramos una buena colección encontrada en el arroyo que incluye ornamentos auriculares, sellos y figurillas.

13 de enero de 1939
Continuamos el trabajo en el Monte A y alrededor de la cabeza. Empezamos una trinchera larga delante de la cabeza al otro lado de la plaza. Usamos una yunta de bueyes y un arado para romperse la tierra de la superficie. Después de amenazar toda la mañana empezó a llover de verdad a mediodía. Fui con Weiant a medir el grupo de montes pequeños del Grupo 2 que tienen la ranchita encima.

14 de enero de 1939

Continuamos el trabajo alrededor de la cabeza y en la trinchera lateral siguiendo la escalera. Al terminar el trabajo encontramos unas losas de barro pintadas de rojo brillante. Hay dos áreas pintadas separadas por una pulgada más o menos. Todavía no se puede descifrar lo que es. La escalera parece haber sido cubierta por un monte secundario y aforrada de una manera tosca con losas de piedra arenisca a unos 3 pies por encima de la escalera.

16 de enero de 1939

Hoy fui con una tripulación de 12 hombres para voltear una gran roca llana en Grupo 3 que parecía ser el lado inverso de una estela. Logramos hacerlo con un esfuerzo considerable pero resultó que la piedra estaba en blanco en los dos lados. Luego procedimos al pie meridional del monte alto del Grupo 3 donde al borde de una pequeña milpa se proyectaban unas 6 pulgadas de una piedra dura. Al excavar alrededor de ella encontramos que se extendía debajo de la tierra unos 3 pies y medio. Resultó ser una sección transversal del centro de una gran estela que había sido armada por un pueblo posterior. Un poco al sur de ella y tocando la estela había un gran altar de una redondez irregular y perfectamente llana enterrado a una profundidad de unos 3 pies. No era tallado en la superficie. La parte delantera del sur de la estela había sido tallada por toda la superficie en un relieve bajo, pero había sido tan desgastada antes de armarse, que pocos detalles se podían descifrar. Sin embargo varias cartuchas rectangulares sugerían la existencia anterior de glifos. Al despejar la parte posterior de la estela se encontró que una hermosamente tallada fecha de comienzo de la serie iba transversalmente por la mitad de la estela (había pasado verticalmente por la mitad de la parte posterior de la estela cuando se talló originalmente). Los numerales de barras y puntos estaban en bajo relieve agudo y se podrían leer claramente. El glifo introductorio y la lectura de ciclo están perdidos, habiendo estado en una de las partes desprendidas, sin embargo afortunadamente todos los numerales que quedan, incluidos el glifo terminal y el número fueron hechos de antemano, haciéndolo fácil leer la fecha, lo que resulta ser 6 Eznab 16 Yaxkin de la cronología maya (478 A.D. por la correlación Spindel) 9-15-6-16-18. Los números no tienen glifos que los acompañan (con la excepción del glifo terminal) pero están colocados justamente como en la Figurilla Tuxtla.

 

 

17 de enero de 1939

Empezamos el trabajo con la excavación y el despejo de la enorme estela caída en el Grupo 2. Encontramos que había sido empaquetada con miles de laminillas de obsidio
por todos los bordes, pero sobre todo por el extremo superior. Se llenó una bolsa grande con tiestos tomados de la excavación. Se encontraron al pie las cabezas de cuatro figurillas de los tipos de Tres Zapotes y también una efigie de un buitre rey. La mayoría de las laminillas eran astillas pequeñas pero había muchos cuchillos prismáticos completos, algunos de un tamaño bastante grandes. Las talladuras en los bordes de la estela fueron bastante bien preservadas por haber sido enterradas, pero los lados habían sido bastante quebrados, probablemente por indios más tardíos que ocuparon el sitio. Un pedazo grande había sido desgarrado y arrebatado del centro del borde meridional. Parece que esta gente más tardía también colocó el obsidio por los bordes del monumento caído. El lado del norte se puede distinguir la figura de un jaguar y una cabeza de la muerte. En el lado del sur hay un brazo encorvado agarrando un bastón. El plan es abrir un túnel debajo de la estela para averiguar si hay una talladura en el lado inverso. También llevamos una tripulación de 4 hombres para excavar una caja grande de piedra tallada en el Grupo 2. Toda la parte superior ha sido desgarrada y arrebatada. Despejamos el lado del norte y los dos extremos, y limpiamos la parte interior, que es lisa. Toda la superficie exterior está cubierta de una talladura sumamente elaborada en relieve bastante profunda, con complicados diseños curvilíneos. La caja presenta uno de los ejemplos más bellos de talladura de piedra de México y constituye un objeto de arte principal... Completaremos la excavación mañana. También Simeón Nato quien ha señalado la mayoría de nuestros hallazgos de monumentos, me dice que él sabe de otro en el Grupo 2 cerca del monte más alto. Llegamos al fin de la escalera al extreme norteño de la trinchera transversal en el Monte A Grupo 1. A la altura de unos 3 pies y medio encima del segundo tramo hay una hilera de baldosas paralelas a los escalones.

22 de enero de 1939

Completamos las excavaciones de los escalones en el Monte A. Consisten en 5 tramos y son curvados en una forma ligeramente circular. Llevan a la parte superior de un monte primario de barro rojo muy espeso, llano en la parte superior. Encima de esto hay 10 pies de tierra marrón dividida en dos niveles distintos, lo que parece indicar dos adiciones al monte. En el centro del monte después de pasar por 2 0 3 pies de material estéril se encontró un solo tiesto de espesa loza roja que quedaba encima del barro rojo. Esto a primera vista parece ser diferente del tipo de loza que ocurre con tanta abundancia en los niveles superiores.

El día 21 visité de nuevo la Estela C y en la luz del amanecer me sorprendió ver lo que parecía ser otro punto en la posición exactamente apropiada encima de las tres barras del número Katan. Llevé a Weiant y a la Sra. Stirling a mirarlo y ellos están de acuerdo que el punto está allí, pero hay que verlo desde el lado del Este para que se vea claramente, lo que explica por qué no nos fijamos en él la primera vez. Las barras y los puntos se hicieron por raer estrías a la profundidad apropiada que los perfilaban. Entonces la superficie residual fue pulida hasta esta profundidad dejando las figuras en relieve. Las partes inferiores de las estrías primarias todavía se ven un poco debajo de la profundidad de la superficie del fondo. Este punto Katan en particular ha sido mal desfigurado por estar contiguo al borde quebrado, pero a eso de un cuarto de la estría circular todavía se puede distinguir, y la parte elevada del punto es todavía suficiente para que se la vea bien claramente cuando la luz la toca desde un ángulo. Al medir el espacio entre la parte más superior de un numeral y las partes más inferior del próximo, parece que un ángulo de la barra más inferior del numeral del ciclo se vería en el espacio encima del borde izquierdo del numeral Katan si la más superior de las tres barras constituía el elemento más alto de la figura. El hecho de que no hay un indicio de esta barra de ciclo da fuerza a a la impresión visual que un punto debe estar encima de las barras del numeral Katun. Calculando la fecha a base de leerla de nuevo vemos que es 7-16-6-16-18-6 Eznab – Uo o 4 de noviembre de 291 A.C. Spinden-Morley or 31 A.C. Thompson.

Completamos dos túneles debajo de la Estela A y descubrimos que el lado inverso es completamente liso y sin talladuras con la excepción de unas estrías longitudinales.
Es una lástima ya que el lado inverso es perfectamente conservado.

Llovió el día 19 con el resultado que estaba demasiado mojado para continuar el trabajo en la Estela, pero no antes que las excavaciones revelaron un piso de barro liso y pulido unos 4 pies debajo de la estela y a tres niveles diferentes. El nivel más alto estando a la cabeza y el nivel más bajo en la base. La estela queda encima de un depósito estéril de 3 pies que debe haberse acumulado después de haberse hecho el piso. Es de suponer que el sitio fue abandonado durante este tiempo. Después la estela se cayó o fue tumbada por gente más tardía de las cabezas rojas de figurillas y las laminillas de obsidio, quienes desgarraron y arrebataron una losa grande del centro del borde meridional de la estela. Espero encontrar alfarería debajo del piso y así establecer una estratigrafía.

Justo al noroeste del Monte A, Grupo 3 hay un monte pequeño encima del cual están dos columnas redondas de piedra de unos 5 pies de largura y unas 16 pulgadas en diámetro. Conduciendo a ellas desde la base meridional del monte hay dos hileras de enormes pedrejones de granito sin tallar. Estas hileras están separadas por unos 10 pies y van hasta el punto más alto del monte. Las columnas de piedra están caídas y casi enterradas. Son exactamente semejantes a las dos columnas redondas en el cercano monte al Sureste del Monte A, Grupo 3 y también a la columna en el sitio de la ranchita.

Ayer Simeon me llevó a ver cuatro otras piedras talladas todas en el Grupo 2. Una se encuentra entre los montes gemelos que quedan poniente derecho del Monte A, Grupo 2. Es una enorme cabeza grotesca con brazos encorvados ligados a una espiga larga y parece ser muy semejante a la piedra que ahora está en el arroyo en Tres Zapotes. Simeon me mostró también el sitio de donde ésa había sido sacada. Queda a unas 50 yardas al Oeste de un monte pequeño que está a unas 300 yardas al norte del monte largo del Grupo 2.

Justo al este del Monte A, Grupo 2 hay un bajo monte que no llama la atención. Encima de él hay una cabeza bastante pequeña y un busto de piedra formado más o menos a la manera de las figurillas rojas. Los ojos y las orejas largas se pueden distinguir, pero el resto de las facciones son lisas. Está quebrado a la altura del pecho. Justo al Sur de los montes gemelos situados a unas 200 yardas al Sureste del monte hay un monte pequeño con una depresión quedando un poco al Norte de él. En la base meridional de este monte hay una sección de una columna redonda y una cabeza humana con un tocado alargado (sin tallar) desgarrado justamente debajo de la nariz. Estas columnas redondas son cabezas toscamente talladas que parecen pertenecer a la fase tardía de la ocupación.

25 de enero de 1939

El día 23 fui con Simeon a ver un nuevo monte que él me había descrito que queda al Oeste del Grupo 3. Después de salir del Grupo 3 tuvimos que abrir camino con machetes por una franja de jungla no despejada a una sección con muchas milpas recién despejadas donde todavía había árboles nuevamente tumbados en la tierra. En una de ésas a eso de media milla al Oeste del Grupo 3 estaba el monte. Fue construido al extremo de un bajo promontorio natural y era bastante escarpado, sumamente alto en el lado más bajo o del norte. Tenía muchas rocas grandes naturales encima de él, semejante al monte pequeño justo al Noroeste del monte alto del Grupo 3. Como estaba cubierto de árboles tumbados y matorral fue difícil ver mucho de la superficie. Al Oeste y al Sur de esto hay muchos más montes, unos despejados y otros no, y un área grande de la tierra estaba cubierta de muchos tiestos. A unas 400 yardas al Sur del monte mencionado hay otro monte sin despejar pero que tiene una milpa recién despejada justo al Sur de él. En la base meridional de este monte se proyecta una piedra muy grande. Parece estar en la posición en que se armó. No se puede decir sin excavar si es tallado o no, pero debe ser despejado. La tierra en esta área es ondulada.

Después de la lluvia del día 19 se empezó una excavación entre los montes gemelos justo al Norte de la Estela “A”. Primero hicimos una trinchera en la dirección Este-Oeste de unos 50 pies de largo y 8 pies de profundo. Los 2 pies superiores consistían en espesa tierra negra que contenía numerosos tiestos de tosca loza roja. Debajo de esto había una tapa de barro marrón y tierra de unos 3 pies de profundidad que también contenía tiestos. En la parte inferior de la tapa negra había un estrato de tiestos que contenía muchos ejemplares de fina loza negra incisa con pigmento rojo en las incisiones. Esta loza apareció de vez en cuando por la tapa más profunda marrón. En la tapa marrón también se encontró una cabeza de figurilla del tipo de Tres Zapotes, pero con la cara pintada de negro. Se encontraron varias otras figurillas (sólidas) sin pintar de loza roja. Los picos de teteras eran comunes desde la parte inferior de la tapa negra y hacia abajo y también una loza roja de textura fina cubierta con slip rojo. Dos picos de tetera de esta loza y unos tiestos con diseños geométricos incisos. Debajo de la tapa marrón había una tapa de tosca tierra arenosa, debajo de ésta una tapa de un pie de profundidad de espeso barro blanco y debajo de esto un tosco depósito arenoso. Todo debajo de la tapa marrón era estéril. Empezamos dos trincheras anchas en la dirección Norte-Sur desde la trinchera E-O, una conduciendo a cada monte y siguiendo los mismos niveles estructurales. Parece que los dos montes fueron armados en una pequeña mesa natural que se proyecta desde la terraza principal, así aumentando su aparente altura.

El 23 de enero empezamos con la mitad de la tripulación excavaciones en el sito de la ranchita. Empezamos una trinchera ancha en el borde occidental de la primera mesa, conduciendo hacia el pequeño altar que queda unas yardas al norte de los dos montes paralelos. También empezamos una trinchera paralela al extremo oriental del monte norteño y otra trinchera en una dirección N-S cortando el monte. La superficie entera del sitio de la ranchita consiste en un espeso depósito de rica tierra negra que aparentemente varía de una profundidad de 2 a 4 pies, abundante en tiestos, figurillas, fragmentos de piedra y obsidio. El trabajo de los primeros dos días produjo muchas finas figurillas de animales y de humanos, pitos, etc. tanto huecos como sólidos. El sitio de la Ranchita está situado en el promontorio de la terraza principal, casi justo al norte del Monte A, Grupo 2. Consiste en un pequeño monte escarpado al ángulo del promontorio, cuya superficie queda a la plena altura de la terraza más la altura artificial del monte. Al Oeste de él hay una estrecha área llana y deprimida flanqueada al Norte y al Sur por dos pequeños montes alargados. Justo al Norte del monte más al norte de éstos hay un monte pequeño donde se puede ver los restos de una estructura de piedra. Justo al Oeste de esta porción del sitio, y quedando en una dirección Norte-Sur hay tres anchas depresiones semejantes a trincheras que dividen el sitio en tres profundas mesas alargadas, cada una de unas 100 yardas de largura por 20 yardas de anchura, llanas en lo alto con los bordes redondos. Los montes y la estructura están en la mesa E, pero todos parecen estar cubiertos del misma espeso depósito rico en tiestos.

25 de enero de 1939 – Lluvia, frío
26 de enero de 1939 – Lluvia, frío
27 de enero de 1939 – Lluvia, frío

5 de febrero, 1939

Trabajamos toda la semana pasada con una tripulación completa en el sito de Ranchita.
Una tripulación pequeña hizo un corte transversal por un monte pequeño en la segunda mesa. El resto de la tripulación empezó una trinchera larga de 30 yardas de ancho en el lado occidental de la mesa E y la llevó hacia adelante al pequeño monte justo al N del grupo pequeño de la Ranchita. Más tarde en la semana el primer grupo fue mudado a una trinchera Este-Oeste empezada unas diez yardas al Sur del grupo de montes. Establecimos el hecho de que el sitio de Ranchita es tierra de enterramientos, los enterramientos en la superficie siendo cremaciones con la excepción de algunos enterramientos de bebés. Parece que hay dos niveles de enterramientos. Los inferiores que están a una profundidad de 4 o 5 pies tienen los huesos sin incinerar debajo de ollas redondas invertidas de tosca loza de un amarillo claro trabajadas con una paleta. Estas ollas tienen el pescuezo estrecho con los bordes encorvado hacia fuera,. En unos casos entre dos y cuatro ollas pequeñas fueron colocadas contra la olla en el lado del norte. Los restos humanos en la mayoría de los casos fueron completamente desintegrados, pero en algunos casos dientes y varios otros fragmentos de hueso quedaron. A este nivel se ven rojas figurillas T.Z. pero no asociadas definitivamente con los enterramientos. Negra loza pulida e incisa, con rojo en las incisiones, es bastante común. La mayoría de las ollas son llanas en el fondo y algunos tienen los lados rectos. Formas de cazuela, platos hondos, platos con los bordes curvados hacia adentro y formas de olla son todas características.

Los enterramientos en la superficie están en la negra tierra de la superficie a una profundidad de un pie. Consisten en una olla que contiene los huesos incinerados con otra olla invertida sobre ella que sirve de tapa. Las características de esta loza son recipientes con los lados excepcionalmente delgados, pintados molinillos de chile con sostenes de trípode en la forma de asas como lazos. Pintadas teteras con picos con asas como tiras sobre la boca. Se encontraron dos platos hondos muy delgados con diseños complicados delicadamente incisos en la parte superior de la vasija. Los diseños pintados son de rojo y negro. La combinación de los dos es excepcional. Las rojas figurillas T.Z. son pintadas a veces de negro (con asfalto?). Pedazos rotos de loza son a veces reparados con asfalto. Fragmentos rotos de metates y manos están dispersos por todo como lo son figurillas T.Z. Figurillas huecas parecen ser más abundantes cerca de la superficie. En la trinchera en Mesa 2 que va por el monte pequeño se encontró una muy fina olla quebrada de delgada loza amarilla, con una efigie de una cara humana en pleno relieve.

Como la excavación progresó a una profundidad de 6 pies sin encontrar el fondo, vamos a construir una trinchera estratigráfica en Mesa 1, desde la base.

7 de febrero, 1939

Continuamos el trabajo en Ranchita. A una profundidad de 3 pies justo a 10 pies al Norte del pequeño monte redondo, se encontró un mosaico de tiestos formando un círculo perfecto de 4 pies en diámetro. Los tiestos se correspondían esmeradamente para que no hubiera un espacio entre ellos. Tres ollas quebradas se quedaban a lo largo de la circunferencia norteña del círculo o disco. Este disco quedaba justo debajo de un enterramiento R-9 que contenía ocho ollas. Mientras la trinchera principal avanzaba hacia el Este lejos del borde de la mesa, no se encontraron más enterramientos de la superficie y los enterramientos hondos en ollas casi desparecieron. Justo antes de llegar a la base del monte más alto, la trinchera principal llegó a una profundidad de 8 pies. Huesos de perro y de ciervo aparecieron de vez en cuando a este nivel. A esta profundidad también encontramos una línea de “tubos de drenaje” de terracota, uno telescopado dentro del otro inclinándose un poco hacia arriba y conduciendo hacia el centro del monte principal. Decidimos por el momento dejar que la trinchera avance naturalmente en vez de seguirlos especialmente.

8 de febrero de 1939

Ayer por la tarde en la trinchera en frente del pequeño monte redondo, a una profundidad de 6 pies, un pedazo de un bien tallado yugo de piedra fue rescatado. Esto ahora hace tres piezas de Tres Zapotes. Uno que yo vi aquí el año pasado encontrado en una milpa, uno que obtuvimos de Procopio Olaya encontrado en un arroyo, y éste que hemos excavado. Esta mañana en casi el mismo lugar encontramos un tiesto de un borde de fina loza maya de color marrón de chocolate, con una cabeza humana, plumas ondeantes, etc., esculpido en relieve.

Ayer por la tarde en la trinchera principal a una profundidad de 8 pies una urna de efigie en miniatura se encontró en asociación con uno de los típicos enterramientos de olla del nivel inferior. Es de unos 3 pulgadas de alto en loza roja y muy en el estilo de las figurines típicas de T. Z.

Empezamos una trinchera ésta mañana sobre el “tubo de drenaje” para limpiar una sección considerable para fotografiarla. Fuimos a la estela “C” ayer y la encontramos tirada, con la fecha boca abajo. Hoy fuimos otar vez con catorce hombres para voltear el altar. Esto fue hecho y el encontramos que el altar es completamente plano (sin decoración) en los dos lados. Lo dejamos parado junto con la pared del sur para que la estela C no pegaría la pared si acaso alguien lo movería.

[ TOP ]