Unmasking the Maya

Mucho tiempo antes de la migración en gran escala de braceros mexicanos a los Estados Unidos de Norteamérica –mucho antes de que existiera un país llamado Estados Unidos -- los nativos americanos viajaban extensamente, embarcados en aventuras comerciales de largo alcance, y se involucraban en importantes intercambios culturales.

A través de sus bien establecidas redes de comercio, las civilizaciones del México Antiguo llegaron a compartir creencias y costumbres que formaron las bases de sus culturas. Andando el tiempo, los productos e ideas mesoamericanas se difundieron entre las culturas de Norteamérica.

Mapa de Norte y Centroamérica

Durante un millar de años, los comerciantes mesoamericanos trocaban objetos rituales como plumas de guacamaya y cascabeles de cobre por turquesas preciosas que extraían de sus minas los anasazi y los hohokam del Suroeste Norteamericano.
Plumas de guacamaya
Cascabeles de cobre
Turquesa
 
 
  Espejo de mosaicos  
 
  Raspador de obsidiana  
  Los artesanos de México y del Suroeste Norteamericano confeccionaban espejos de mosaicos de turquesa. Este exquisito ejemplo servía como emblema real para los reyes mayas de Chichén Itzá, en la Península de Yucatán. La turquesa probablemente era importada desde Nuevo México.   Este raspador usado para curtir pieles, hallado en Spiro Mound de Oklahoma (1300- 1400 D.C.), fue labrado en obsidiana negra de Pachuca, en el México Central.

 

Junto con el comercio, los primeros americanos compartían un tremendo entusiasmo por un juego de pelota que se jugaba como el balónpie, o fútbol sóquer.

Las canchas del juego de pelota eran el foco de reunión de los centros ceremoniales, desde la ciudad-estado maya de Copán, Honduras, hasta el sitio hohokam de Snaketown (Pueblo de la Serpiente) en Phoenix, Arizona.

  Juego de pelota de Copán Dibujo de juego de pelota hohokam
Juego de pelota de Palenque
  Juego de pelota hohokam

 

Las ideas sociales y religiosas de Mesoamérica eventualmente llegaron a las culturas nativas norteamericanas al oriente del río Mississippi.
Para el año 900 D.C., las relaciones de comercio, y quizá migraciones, contribuyeron al surgimiento de la Cultura del Mississippi. Ancestros de las tribus del Oriente Norteamericano, los woodland y cherokees, ellos adoptaron la agricultura del maíz, desarrollaron una sociedad estratificada, y comenzaron a construir centros ceremoniales dominados por enormes montes formados como pirámides.
 
Montículo de los Monjes, Cahokia

Esta compleja cultura floreció en Cahokia, Illinois, las Virginias, Georgia, Florida y Louisiana hasta el siglo 15.

 

   

De acuerdo a uno de los primeros cronistas españoles, un indio wichita de Kansas, en 1544, sabía algo de náhuatl, el lenguaje de los aztecas.

 
    Los actuales trabajos arqueológicos sugieren que los antiguos pueblos de México y Norteamérica estuvieron en contacto por sobre grandes distancias durante un largo período de tiempo.  
Página anterior Página anterior   Capítulo próximo Capítulo próximo
Los Ancestros Mayas de Hoy Preservando la Cultura Dispersando sus Voces
Introducción
Otros Recursos
Departmento de Antropologia
Reconocimientos
Texto Completo
  Borde tejido