Smithsonian  Institution NMNHbl_bordergy_border



In English

Una cámara humanista

Jorge Prelorán fue un cineasta de gran talento, un editor extraordinario, un presentador de historias prolífero, un maestro abnegado, una figura “icónica” en el mundo cinematográfico de Argentina y el ganador de muchos premios internacionales por sus películas. Pero, más que por estas características, se lo reconoce por una carrera que atesora películas donde se muestra un acercamiento íntimo y humanista entre el cineasta y los individuos que documenta. Se lo reconoce, además, como uno de los pioneros de las “etnobiografias”, subgénero del cine documental etnográfico. En los films etnobiográficos , las historias personales sirven como ventanas para adentrarse en el conocimiento de los seres y las culturas de las cuales provienen. Para Prelorán, las películas que realizaba eran el resultado de una relación cercana con los personajes; y esa relación se transformaba en sólidas amistades de por vida

Comienzos cinematográficos (1954 -1962)

sihsfa_2007_10_07aLas primeras películas de Jorge Prelorán muestran al director como un joven enamorado del cine:  Venganza y A las Tres en Punto ( At Three O'Clock, son historias de criminales filmadas al estilo negro. Más tarde, mientras estudiaba en la Universidad de California, Los Angeles, para obtener su Licenciatura en Cine, se dedicó a hacer – además- cine experimental. En este género usó el medio cinematográfico para explorar temas de humor y moralidad, un ejemplo de ese período es su película Muerte no seas orgullosa, (Death Be Not Proud).

Entre 1962 y 1963, Prelorán cambia su foco de interés hacia el documental y realiza su primera serie dentro de ese género, teniendo como sujeto al gaucho argentino. Realizó un proyecto sobre el tema, que le fue encomendado por la Fundación Tinker de Nueva York. Mientras filmaba para esta serie, Jorge Prelorán viajaba por zonas rurales del país descubriendo su diversidad cultural y las bellezas naturales de Argentina. Esa experiencia lo fascinó. Al final del viaje le escribe a su “sponsor” Edward Lorocque Tinker:

Debo confesar que casi al final de esta aventura siento un cierto dolor. Fue una de las experiencias más emocionantes de mi vida. Creo que al ir conociendo más a mi país, debería profundizar en los temas. Hay una cierta superficialidad en lo que encaré, por haber viajado tan rápido, y siento, al final, que lo que documenté, mantiene secretos que me gustaría desentrañar. (Prelorán, 1962)


Descubriendo Argentina (1963- 1969)



sihsfa_2007_10_16e_smPrelorán comienza a trabajar en la Universidad de Tucumán (Argentina). En esa época su meta era documentar a las personas aisladas y  que vivían  en  áreas remotas , descubiertas en los viajes hechos para la realización del proyecto de los gauchos. Su asociación con esta universidad dura 7 años (1963-1969). Bajo el tutelaje del folklorista Dr. Augusto Raúl Cortázal, y a través del Fondo Nacional de las Artes, Prelorán realiza una serie de documentales cortos enfocando temas de religión, arte, y vida cotidiana de la Argentina rural. En esta época surgen películas como Casabindo, Un Tejedor de Tilcara, y Quilino. Reflexionando sobre su trabajo como documentalista, escribió:

Al principio mis películas eran simplemente “diarios” de un viajero, documentos de lugares y eventos remotos sin ningún tipo de profundidad por mi parte. Pero, con el tiempo, creo que perdí la timidez que me impedía acercarme a la gente…El elemento que muestra un cambio profundo en mi forma de hacer cine se ve en la banda sonora: poco a poco la gente comienza a hablar por sí misma, comparte sus pensamientos conmigo, me explican cómo hacen las cosas que vemos en la imagen y porqué. Más adelante intenté quitar completamente al narrador, la voz de “afuera” de la cultura, alguien que, con un cuidado guion y una voz aséptica explicaba, desapasionadamente, lo que veíamos en la película.  (Prelorán 1975, pág. 104)

Preloran profundiza sobre su filosofia de trabajo en estos fragmentos del documental de Fermin Rivera
Huellas y Memoria de Jorge Prelorán.

 

video platform video management video solutions video player {SEO}

La primera etnobiografia (1970)

sihsfa_2007_10_31gUn punto crucial en la carrera de Jorge Prelorán lo marca la realización de Hermógenes Cayo (Imaginero).  Antes de comenzar a filmar el director llegó a conocer muy de cerca a este personaje. Don Hermógenes era un santero (hacedor de imágenes religiosas), que vivía  en las altas mesetas andinas de Argentina. Para este proyecto Prelorán realiza largas entrevistas antes de comenzar la filmación. Las historias que le narra Don Hermógenes , son la inspiración para la búsqueda de imágenes.La filmación duró más de dos años y otros dos más los dedica a la edición. El resultado es una obra emocionante que se transforma para el espectador en una experiencia profundamente humana. Hermógenes Cayo muere antes de que la película fuera terminada, pero el realizador visita a Aurelia (la esposa), y a los hijos,  para pedir su aprobación antes de mostrar el film. Jorge Prelorán y la familia Cayo mantuvieron su amistad a través de los años y uno de los hijos de Hermógenes colaboró con el cineasta en la realización de un libro que explora y celebra la obra y vida del santero. Este libro fue uno de los proyectos en los que Prelorán se mantuvo trabajando hasta sus últimos días.


Trabajos posteriores (1971-1980)

sihsfa_2007_10_41aSiguiendo la forma de encarar el trabajo y el estilo usado en la realización de Hermogenes Cayo, Prelorán realiza otras películas: Damacio Caitruz (Araucanians of Ruca Choroy), Cochengo Miranda, Los Hijos de Zerda (Zerda's Children), and Luther Metke at 94 (co-realizada con Steve Rayman). Sharon Sherman, una ex-alumna que dirigió el departamento de Folklore en la Universidad de Eugene-Oregon, y mantuvo una larga amistad con Jorge Prelorán a través de su vida, escribió:

Los Hijos de Zerda es un estudio sobre las condiciones adversas que enfrenta una familia. Uno de los deseos del realizador era abogar por las personas a quienes filmaba para que sus necesidades fueran conocidas. Usó las pequeñas ganancias producidas con el alquiler de la película para comprar un motor que volviera a hacer funcionar el viejo camión …[Zerda lo consideraba como su única salida hacia la libertad]. En otra ocasión, una persona del público, [conmovida por las necesidades documentadas en el film], envía a la familia Zerda, una cortadora de troncos eléctrica, para facilitarles el arduo trabajo de talar árboles. En Cochengo Miranda, Jorge Prelorán registra el ciclo de vida de un chacarero y payador, mostrando a la vez los lentos procesos de transculturación sufridos en las pampas argentinas.  Prelorán organiza la muestra de la película con la presencia del gobernador de la provincia. El objetivo de la invitación era hacer sentir a la autoridad provincial los rigores de la zona y ponerlo en contacto con los problemas vivenciales de la familia Miranda y su comunidad. Gracias a ese encuentro, el gobernador gestiona la construcción de una ruta que libera a los habitantes de esa zona de su aislamiento. Los lugareños la rebautizaron como “El camino Prelorán” (Sherman 2007, pág. 286).


Además de producir resultados tangibles como los que mencionamos, estas películas llevan a desarrollar amistades duraderas entre los personajes y el realizador. La correspondencia de Prelorán (que es parte de la “HSFA Jorge Prelorán collection”) contiene numerosas cartas de Damacio Caitruz, Cochengo Miranda, de Zerda y de sus hijos. En cuanto a estos personajes, la Colección cuenta además de las películas y correspondencia, con libros que Prelorán creó sobre los mismos.

Zulay Frente al Siglo XXI (1982-1989)

sihsfa_2007_10_47dEs posible que esta película de Jorge Prelorán sea la que más claramente demuestra el interés del realizador por trabajar en colaboración con los personajes y permitir que los films emerjan por si mismos a través del tiempo.
El proceso de investigación, la filmación y la edición de Zulay Frente al Siglo XXI llevo´ ocho años, mientras la historia que se cuenta en la película y la relación entre el cineasta y los personajes se iban desarrollando. Al visionar la película se puede comprobar que es el producto de una verdadera colaboración entre Zulay Sarabino, indígena otavaleña, Mabel, la esposa de Jorge Prelorán, antropóloga, y el mismo Jorge. Esa colaboración se manifiesta en los títulos donde los tres figuran como co-directores. La película lleva a la reflexión explorando experiencias personales del proceso de inmigración y cambio cultural. Sharon Sherman agrega que ésta es una obra que a la vez indaga sobre el significado cultural del documentalismo.

En el período de ocho años, mientras se realiza la filmación, Zulay viaja a menudo desde Otavalo (su lugar de nacimiento) a Los Ángeles, haciendo que la amistad con los Prelorán se profundice. En la película se ve como Mabel analiza  con Zulay sus propias ansiedades al haber tenido que dejar su Argentina natal para navegar entre dos mundos. Ella y Zulay, sentadas en la sala de compaginación, analizan las imágenes del film que se revela ante sus ojos. Dentro del marco de esa conversación entre las dos mujeres, los lazos emocionales que crecen entre ellas borran cualquier noción separatista: Zulay no es vista como un “ente exótico”, como “el otro”, frente a una antropóloga llena de conocimientos, sino, simplemente, son dos personas comunicándose (Sherman 2007, p.286).


Hay que remarcar que esta profunda amistad entre Zulay y los Prelorán no solo se mantuvo sino que creció después de terminar la película. Y, aún más, este film inspiró la creación de otros dos documentales: Zulay Sarabino: la vida de una otavaleña fuera y dentro de la película (Zulay Sarabino: An Otavaleña´s life, in and out of the frame), realizado por Sharon Sherman y Huellas y Memoria de Jorge Prelorán, de Fermín Rivera.

Legado 1990-2009

sihsfa_2007_10f_sm
La vitalidad creativa de Prelorán no tenía límites. Cuando falleció en marzo del 2009 dejo más de 60 películas terminadas, varias próximas a ser finalizadas y la serie “Nos-Otros” de más de 30 libros etnobiográficos, algunos de los cuales se centran en los mismos personajes de sus películas. Deja, además, como legado, un estilo de cinematografía comprometido y humanista basado en una forma igualitaria de ver el mundo y de entender el poder y el valor de la amistad.

No hago películas para los demás, ni siquiera para el público que las mira, ni tampoco para mejorar la educación…mis películas son el resultado del encuentro con las personas que documento. Filmo por una necesidad interior, una especie de urgencia por vivir el momento y capturarlo en película para luego poder trasmitirlo a los demás. Mi meta es dar, a la gente olvidada de mi país, la posibilidad de comunicarse y mostrarnos el significado de la supervivencia. (Prelorán 1972)


Para mayor información sobre Jorge Prelorán, se puede consultar la “ayuda de búsqueda” (finding aid) de la Colección; también sugerimos explorar recursos adicionales en nuestra red de internet.


Referencias Consultadas

Huellas y Memoria de Jorge Prelorán. DVD. Directed by Fermín Rivera. 2010; Buenos Aires.

Prelorán, Jorge. 1962. Letter to Edward Larocque Tinker, December 1, 1962. Production Series, Jorge Prelorán Collection, Human Studies Film Archives, Smithsonian Institution.

Prelorán, Jorge. 1972. Letter to Tim Asch, June 10, 1972. Correspondence Series, Jorge Prelorán Collection, Human Studies Film Archives, Smithsonian Institution.

Prelorán, Jorge. 1975. "Documenting the Human Condition." In Principles of Visual Anthropology, ed. Paul Hockings, 103-107. The Hague: Mouton Publishers.

Prelorán, Mabel. 2010. Taped interview. June 10-11. Suitland, MD.

Sherman, Sharon. 2007. "From Romanticism to Reflexivity in the Films of Jorge Prelorán." In Memories of the Origins of Ethnographic Film, ed. Beate Engelbrecht, 279-291. Frankfurt am Main: Peter Lang.

top of the page
National Museum of Natural History | Department of Anthropology | Collections and Archives Program